jueves, 24 de noviembre de 2011


El cachorro correteaba por el pasillo, después de haber descansado estaba enérgico, mientras el gato miraba desde una ventana a lo alto.
Siendo ya Lunes, Lilian coge al cachorro en brazos y lo lleva al veterinario. Sentada en las sillas esperando a que le tocara su turno, el perro salta de su regazo a conocer a un perrito que también esperaba allí, Llilian levanto la mirada de el suelo y ve a un chico joven, moreno, alto y con ojos color miel.

-Parece que se llevan bien- Le dice el chico, tras un pequeño silencio continua- Buenas, soy Kevin.
A continuación Kevin estira la mano como para estrechársela.

Lilian se queda perpleja y con voy muy tímida y cogiéndole de la mano le contesta:
-Yo me llamo Lilian, encantada.

-Como se llama el pequeño- Le pregunta Kevin mirando al cachorro.

-No tiene nombre, me lo encontré en la calle mojado y hambriento- Contesta ella.

-Valla...

El veterinario David, un hombre de confianza para Lilian, sale de una sala e interrumpe la conversación de los dos jóvenes.
-Lilian, ¿Y eso que has venido?, ¿le ocurre algo a Budi?.

-No no, mi pequeño Budi esta muy bien, en casa durmiendo como hace todo el día, algo normal en un gato, e venido por que me e encontrado a un cachorro  y me gustaría ver si esta sano y si tiene dueño - Le comenta a David.

-Mmm... es raro que en un pueblo tan pequeño se encuentren animales sin dueño, ven, pasa por aquí- Le contesta señalando una sala.

David mira al cachorro y después de un rato de silencio comenta:
- No creo que esta pequeña tenga dueño, parece haber sido abandonada, esta perfecta pero un poco agotada eso si, es una hembra, Lilian sabes que si no puedes o no quieres quedártela puedes decírmelo, llamaría a una protectora cercana para que se la llevaran.

A Lilian no le gustaba la idea de que se fuera a una protectora, le había cogido cariño, una cosa tan pequeña en tan poco tiempo le había agradecido mucho con solo una mirada.
-No te preocupes David me la llevo a casa, si no tiene problemas con Budi me la quedare.
Lilian sale de la sala y mira a el joven Kevin.

-Bueno, parece que al final me la llevo a casa - Comenta ella

- ¡Oooh es fantastico!- Kevin agacha la cabeza y sin personalice dos veces dice- Por cierto Lilian, me preguntaba si te gustaría quedar un día de estos para ir a un pueblo cercano con los perros a dar un paseo.

Hacia ya tiempo que a Lilian no le invitaba un hombre a salir a dar un paseo, así que sin pensarlo contesto:
-Por supuesto me parece perfecto, toma, aquí te apunto mi número, llámame cuando quieras- Apunta su número en un papel y se lo entrega.

Lilian volvió a casa contenta, al llegar, suelta a la pequeña perra y le dice.
-Te llamaras Katty.

No hay comentarios:

Publicar un comentario