miércoles, 23 de noviembre de 2011

El encuentro con mi pequeño



Lilian vuelve a despertarse un día mas, con su rutina de mirar hacia los lados y cerrar los ojos.
Era un día precioso para ella, llovía y hacia una brisa fresca, para algunas personas ese día era horrible pero a ella le encantaba caminar por las calles empapadas de agua, sin pensarlo, sale a la calle. Ni una sola persona en el pueblo de Filettino, situado en una escarpada colina a unos cien kilómetros al este de Roma, con solo 550 habitantes, sus calles empinadas y mojadas, pocas personas querían salir, ademas a esas horas, solían estar todos durmiendo.

Caminando, escucha aullidos, venían de un descampado, intrigada corre a ver que es lo que sucede, un cachorro de Foxter blanco y negro estaba llorando, Lilian salta el muro que le separa de el cachorro y lo coge, el pequeño cachorro no tenia chapa de identificación, parecía haber sido abandonado, Lilian decide quitarse la chaqueta y tapar a el cachorro con ella.

Vuelve a su modesta casa, era domingo así que no podía llevarlo a el veterinario, su gato se acerco sigilosamente inspeccionando al invitado, el perro parecía hambriento a si que Lilian saca un poco de carne picada y se la da.
La joven muchacha se sienta en el suelo junto a el perro a leer uno de sus libros favoritos, el cachorro cansado apoya la cabeza sobre  su regazo, sus ojos reflejan agradecimiento, este simple acto la enamoró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario